Noticias

¿Qué significa ser evangélico hoy?

Pregunta oportuna y actual que da lugar a la reflexión en el pueblo evangélico.

EXPOSICIONES DE LOS PANELISTAS EN LOS 55 AÑOS DE LA CONFRATERNIDAD EVANGELICA ECUATORIANA ¿QUE SIGNIFICA SER EVANGELICO HOY?

Victor Rey.

El primer expositor fue el pastor Walter Manzo quién abordó esta pregunta desde la perspectiva histórica. Lo primero que destacó fue sobre las primeras personas que trajeron la Biblia al Ecuador. También los esfuerzos evangelísticos realizados antes de que llegasen los misioneros. Destacó la crisis de identidad que se vive hoy comparándola con lo que caracterizó al pueblo evangélico en tiempos anteriores que fue antiecuménica, anticatólica, antipolítica y con un énfasis en la salvación individual sin relación al ámbito social y político, pensando solo en la salvación del alma.

La segunda exposición a cargo del pastor Pablo Morales se centró en el ámbito sociológico. Dijo que en los años 50 se pronosticó que las religiones desaparecían producto de la modernidad, pero la realidad demostró todo lo contrario, las religiones en general se fortalecieron en América Latina. Y también hemos asistido a la aparición de nuevos movimientos religiosos. Comentó que el éxito del crecimiento de las iglesias evangélicas tiene varios factores y uno de ellos es que llenan una necesidad espiritual, proveen un espacio de acogida a la gente que viene de otras ciudades, que son espacios más democráticos y que su desafío hoy está en aporte que puede dar a la sociedad, aquí hay una deuda.

El pastor Ronald Rivadeneira manifestó que ser evangélico es una vocación, un llamado a la integridad y la coherencia, ya que somos llamados a ser hijos de Dios. También dijo que no se puede hablar de una sola iglesia evangélica ya que somos una comunidad diversa y somos heterogéneos, que no somos dueños de la verdad absoluta, por lo tanto debemos dejar de lado la intolerancia. Dijo que muchos se han alejado de las iglesias evangélicas pues la etiqueta de evangélico ha perdido el sabor. El énfasis del ser evangélico hoy está en el kerigma. Hoy se anuncian ideologías revestidas con doctrinas que confunden y hoy tenemos nuevas preguntas a las cuales debemos responder en especial con las que tienen que ver con la vida.

El comunicador Iván Balarezo, recalco la falta de conocimientos históricos que se palpa en las iglesias evangélicas. También remarcó que los evangélicos somos diferentes a los protestantes y la diferencia que hoy existe entre los neopentecostales y los evangélicos. Que debemos corregir el énfasis de la evangelización, antes fue a través del miedo al infierno y creamos toda una cultura del miedo. El evangelio es una buena noticia de amor y ahí debemos hacer el énfasis.

La educadora María Alejandra Andrade afirmó que las religiones no están respondiendo a la búsqueda espiritual de las gentes. Que los evangélicos hemos crecido hoy y también en lo que respecta a la participación política y que esta área es donde más hay que trabajar. Que lamentablemente la agenda profética ha desaparecido en las iglesias. Que la iglesia está en la sociedad y muchos de los males o antivalores de la sociedad se han metido en las iglesias y se practican, como el machismo, la violencia, el racismo, el clasismo, etc. La agenda más importante es luchar contra la injusticia y denunciar proféticamente y producir transformaciones aquí y ahora.

Mi comentario personal al acto y al tema tratado es que las iglesias evangélicas están en una encrucijada que tiene que ver con un problema teológico. Como a fines de la década de los sesenta tanto la Iglesia Católica como la evangélica respondieron a la situación social y política que se vivía forjando la Teología de la Liberación y la Teología de la Misión Integral, hoy urge reflexionar y buscar nuevos caminos por donde transitar. Creo que esto ayudará a darle sabor a la misión que tenemos hoy incorporando los nuevos desafíos que tenemos como: el tema de la migración, el tema de cómo ser ciudadanos en esta nueva cultura, el diálogo con otras religiones, el crecimiento de la pobreza, la debilitación de las instituciones y de la democracia, el crecimiento del autoritarismo y el populísmo, una nueva espiritualidad evangélica y un liderazgo participativo. Son alguno de los temas que no se trataron o no fueron mencionados en las exposiciones anteriores. La Confraternidad Evangélica Ecuatoriana está llamada a recoger todas estas inquietudes y transformarse en un catalizador que motive, inspire y anime a las nuevas generaciones que buscan un liderazgo para sus vidas. Su nuevo rol pasa por reinventarse proponer una nueva visión y metodología que convoque a todos y en especial a los desencantados creando una nueva teología evangélica para estos tiempos. El desafío es teológico. Por esta razón la escritora maría López hace un tiempo dijo: “Para que otro mundo sea posible, para que otra iglesia sea posible, tenemos que hacer posible otro Dios.”

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *