Noticias, Sociedad

DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER

En 1977 la ONU proclamó el 8 de marzo como el Día Internacional de la Mujer. Este es un buen momento para reflexionar acerca de los avances logrados, pedir más cambios, orar y celebrar la valentía y la determinación de mujeres que han jugado un papel clave en la historia de sus países, comunidades e iglesias.

Bajo el lema «Ahora es el momento: las activistas rurales y urbanas transforman la vida de las mujeres», la celebración de 2018 se suma a un movimiento mundial sin precedentes por los derechos, la igualdad y la justicia de las mujeres. El acoso sexual, la violencia y la discriminación contra las mujeres han acaparado los titulares y el discurso público, con una creciente determinación a favor del cambio.

El Día Internacional de la Mujer nos brinda la oportunidad de transformar el impulso en acción, de empoderar a las mujeres en todos los contextos, y rendir homenaje a las activistas que trabajan sin descanso defendiendo los derechos de las mujeres y animando a las mujeres a que se desarrollen plenamente. También nos brinda la oportunidad para reflexionar sobre el rol de la mujer en las iglesias, donde tantas veces han sido relegas a un segundo plano, siendo que las mujeres son mayoría en nuestras congregaciones.

Centrándose también en el tema de la celebración queremos llamar la atención sobre los derechos y el activismo de las mujeres rurales, que constituyen más de un cuarto de la población mundial y la mayoría de las mujeres que se dedican a la agricultura en el mundo. Labran la tierra, plantan las semillas que alimentan a sus comunidades y se hacen fuertes frente al cambio climático. También recordamos a las mujeres del Ecuador que viven y trabajan justos a sus familias e iglesias en los sectores rurales del país. Sin embargo, en casi todos los aspectos del desarrollo, debido a las arraigadas desigualdades y discriminación por razones de género, las mujeres rurales viven en peores condiciones que los hombres rurales o las mujeres urbanas. Por ejemplo, carecen de infraestructuras y servicios, trabajos dignos y protección social, además de ser más vulnerables a los efectos del cambio climático. Las mujeres rurales y sus organizaciones tienen un enorme potencial y se están moviendo para reclamar sus derechos y mejorar sus medios de vida y su bienestar. Usan métodos agrícolas innovadores, ponen en funcionamiento negocios con éxito, aprenden nuevas habilidades y conocimientos, reclaman sus legítimos derechos y se presentan a cargos públicos.

Este 8 de marzo, hacemos un llamado a las iglesias a unirse en oración, reflexión y acción participar en las actividades que se realicen en el país, aprovechar el momento, y poner de nuestra parte para transformar las vidas de las mujeres allí donde se encuentren.

Proponemos estos temas para la reflexión y la acción en las iglesias evangélicas:

  • Velar por que todas las niñas y todos los niños terminen los ciclos de la enseñanza primaria y secundaria, que ha de ser gratuita, equitativa y de calidad y producir resultados escolares pertinentes y eficaces
  • Promover que todas las niñas y todos los niños tengan acceso a servicios de atención y desarrollo en la primera infancia y a una enseñanza preescolar de calidad, a fin de que estén preparados para la enseñanza primaria
  • Luchar para poner fin a todas las formas de discriminación contra todas las mujeres y las niñas en todo el mundo
  • Eliminar todas las formas de violencia contra todas las mujeres y las niñas en los ámbitos público y privado, incluidas la trata y la explotación sexual y otros tipos de explotación
  • Eliminar todas las prácticas nocivas, como el matrimonio infantil, precoz y forzado y la mutilación genital femenina.

Como Confraternidad Evangélica Ecuatoriana animamos a las iglesias a aprovechar esta oportunidad y de transformar el impulso en acción, para empoderar a las mujeres en todos los contextos y en especial en nuestras congregaciones para que se desarrollen plenamente.

Pastor Estuardo López

Presidente de la Confraternidad Evangélica Ecuatoriana

Quito, jueves 8 de marzo del 2018.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *